12 jun. 2011

Maxine


















Caminamos por un camino paralelo a nosotros

íbamos  por nuestras entradas a unos momentos de alegría.


Alguien corriendo al volante
nos dirigía  al destino,
rumbo a nuestra isla feliz,
estábamos edificados en lo más alto de los deseos,
sonrientes un momento,
desaparecíamos de esa neblina 
con personas obsesionadas a la realidad.


Olvidamos  lo que paso,
nos mojamos en la tormenta
de apetitos sexuales
desafiando al sistema.

Disfrutamos de vaciarnos espejismos 
fuera de la rectitud,
fuera de la estructura,
con caricias, besos, roces, delirios, perversiones.


Deseos extraños  surgieron debajo de ti
para ordenar a tus labios concluir lo empezado
y con una sonrisa por parte de los dos
se acaba el tiempo de nuestras entradas.